14 enero 2006

Al periodismo le va la marcha

Martín, redactor ficticio del diario El Mundo en su edición digital, publicaba el pasado 24 de octubre un artículo ideal para reflexionar sobre el estado del mundo del periodismo hoy en día. Han de saber ustedes que las 5 w’s del periodismo hacen referencia a las cuestiones que hay que plantearse a la hora de elaborar una noticia: ¿Qué?, ¿Quién?, ¿Dónde?, ¿Cuándo?, y ¿Por qué? (todo esto trasladado al inglés viene a ser What?, Who?, Where?, When?, y Why?, respectivamente; de ahí su denominación como las ‘5 w’s’). Por esto de dar pistas para facilitar la comprensión de la lectura, les propondré que se imaginen una W y una M (de Martín); así, en mayúsculas y a la inversa, e intenten juntarlas; ¿qué ocurriría en tal caso? Y por decontado, no obvien el dato de que las cinco w’s, en el artículo adjunto, vienen a ser mujeres que a la llegada de la noche se pintaban los labios, se perfilaban los ojos, se ponían medias de red, y llevaban tacones. ¿Qué les sugiere lo descrito? En última instancia agradecer a Inma Martín* Herrera, profesora de la asignatura Redacción Periodística en CEADE, el haber accedido a este originalísimo y, a todas luces, genial texto. Lo copio íntegramente, tal cual el original.

SEDUCCIÓN EN LA ESCALERA
El ‘lead’ se va de marcha

MARTÍN

MADRID.- Las cinco w’s, Werónica, Wirginia, Wioleta, Wira y Walentina, viven en mi misma escalera. De ahí que nunca compre el periódico.

Yo, que me llamó Martín, trato de seducirlas cada noche, pero me resulta imposible cumplir mi cometido; cuando las trato de besar, la mala postura de nuestras mayúsculas se choca.

Las cinco w’s siempre están con sus preguntas; apelotonadas, desnudas de todo complejo. No dejan en paz a nadie. “Sea escueto, por favor, aunque no le dé la gana o se le haya muerto el marido”. A veces alguna se pasa de lista y llega tarde a la pregunta porque se ha emborrachado con el portero. Es entonces cuando las altas jerarquías rebufan. Un berrinche sin más, porque ¿quién va a desalojar a las cinco w’s de la escalera?

Esta noche he vuelto a ver a las cinco w’s en el rellano. Se habían pintado los labios, perfilado los ojos, puesto medias de red… Llevaban unos tacones que ya querrían las cinco t’s. “Nos vamos a bailar, M. Ciao”.

Esta mañana no han salido a la escalera. Algún vecino me ha dicho que tenían dolor de cabeza y se quedaban durmiendo. Esta mañana no he visto a las cinco w’s… Y me siento sólo, y apenas me entero de nada, y no sé cómo estructurar este artículo.


* Curiosa la coincidencia. ¿Lo habrá escrito ella?